Category Archives: Liderazgo

Las 6 conversaciones más importantes que debe tener con el personal nuevo de la iglesia

By | Iglesia, Liderazgo | No Comments

Has contratado a un par de nuevos miembros del personal de la iglesia, y se integrarán el lunes. Por supuesto, los primeros minutos requerirán que llenen los documentos de contratación, pero ¿luego qué? ¿Qué terreno debe cubrir para asegurarse de que todo el mundo inicia con el pie derecho?

Aquí están seis áreas que usted debe cerciorarse de atacar en el primer día:

1. Provea las herramientas apropiadas

Ellos necesitan entender su sistema de trabajo. ¿Utiliza una herramienta como Whatsapp para comunicarse? ¿Planea los servicios con un software de gestión de iglesia particular? ¿Necesitarán acceso al sitio web, a la intranet o a las redes sociales?

Asegúrese de explicar el proceso de comunicación y el flujo de trabajo y darles acceso a todas las herramientas que van a necesitar para hacer su trabajo.

2. Indique el Protocolo de seguridad

Definitivamente va a tener detalles específicos en lo que respecta a la seguridad. Si aún no lo ha hecho, asegúrese de diferenciar la información de seguridad general (que todo el personal de la iglesia necesita saber) de protocolos específicos que espera que ciertas personas conozcan según su rol.

Por ejemplo, es posible que desee que todos tengan una comprensión de cómo bloquear y desbloquear las puertas de la iglesia y cómo utilizar el sistema de seguridad. También es posible que desee que todos comprendan cómo funciona el registro de niños. Pero sólo un par de personas necesitan saber cómo hacer los depósitos de su iglesia.

Los nuevos miembros del personal de la iglesia necesitan conocer el protocolo de seguridad general y los protocolos específicos de sus roles. Usted debe asegurarse de que están debidamente entrenados desde que comienzan.

3. Recorrer el organigrama

Siempre será útil que la persona nueva sepa cómo funciona el equipo y dónde encaja. Por lo tanto, guiar a alguien a través del organigrama de su iglesia (y presentarlos con los jugadores clave) será una ayuda increíble.

Esto les ayudará a saber a quién dirigirse ante diferentes necesidades y preguntas. Por ejemplo, ¿a quién tienen que dirigirse para diseñar volantes y quién necesita aprobar el presupuesto de un proyecto?

4. Código de conducta

Poner expectativas claras al principio es mucho mejor que intentar entrar y arreglar los problemas después de que algo ocurre. Así que actúa con estas cosas de inmediato. Es ideal hablar acerca de cada punto para que puedan hacer preguntas y evitar malentendidos.

Sus miembros del personal son un reflejo de la iglesia en su conjunto, por lo que es justo abordar lo que usted espera de ellos en la iglesia y en sus vidas personales. Por ejemplo, este es un buen momento para hablar sobre cómo usan su cuenta de redes sociales y qué tipo de comportamientos reflejan mal a la iglesia.

5. Cómo se mide el éxito

La gente necesita entender si están o no realizando bien los trabajos que les han asignado. Su primer día es un buen momento para hablar acerca de las métricas que va a utilizar para evaluar su rendimiento.

Aproveche esta oportunidad para definir claramente:

  • Cuáles son los objetivos para el primer año
  • Cómo se miden esos objetivos
  • Cómo ayudarles para que su primera evaluación de desempeño sea un éxito
  • Primeros pasos para ayudarlos a comenzar bien

6. La misión y la visión de la iglesia

Esperemos que tu iglesia tenga un documento que claramente define quién eres como un cuerpo de creyentes y hacia donde vas. Eso les ayudan a identificar el enfoque de la iglesia para que pueda eliminar todas las distracciones de sus objetivos.

Estos documentos sólo funcionan si se les presenta a las personas (especialmente las que están en el liderazgo) y entienden cómo se implementan en la vida de la iglesia. Es increíblemente útil sentarse con los recién contratados y explicarles cómo la iglesia busca alinear sus prácticas y sistemas con su misión.

Crear una estrategia de integración para el nuevo personal de la iglesia

Es de su mayor interés que usted cree una estrategia reproducible con el nuevo personal que llega a la iglesia, así se evitará batallar con saber que hacer cada vez que contrata alguien. Esto no sólo les ayudará a avanzar rápido, sino que también llegarán a su casa en su primer día de trabajo con un fuerte sentido de seguridad y confianza en su organización.

15 Atributos de un Pastor Ejecutivo Excepcional

By | Iglesia, Liderazgo | No Comments

El pastor ejecutivo es el arma secreta de muchas iglesias. Su adición al personal ayuda mucho al pastor principal a enfocarse en un trabajo y permanecer en su carril. En pasadas generaciones, los pastores principales tenían que usar muchas gorras diferentes, lo que hacía que su efectividad disminuyera considerablemente.

Al traer a un pastor ejecutivo para manejar trabajos administrativos u orientados al personal, el pastor principal puede concentrarse en sus fortalezas. Esta especialización es cada vez más integral en los cada vez más complejos entornos de la iglesia.

Aunque hay muchos papeles diferentes que un pastor ejecutivo puede llenar, principalmente son responsables de la salud general y la madurez de la iglesia. Son como un mecánico espiritual asegurándose de que la iglesia está operando con la máxima eficiencia.

Debido a que los papeles de un pastor ejecutivo son diferentes a los de un pastor principal, los atributos que usted debe esperar en un pastor ejecutivo no van a ser iguales. Seguro, habrá algunos iguales, pero también necesitarán tener algunas habilidades y cualidades particulares a su posición.

Aquí están 15 atributos y cualidades esenciales de un pastor ejecutivo excepcional:

1. Un pastor ejecutivo fortalece al pastor principal

El trabajo número uno del pastor ejecutivo es brindar apoyo al pastor mayor. Este apoyo se manifiesta en una variedad de formas:

  • Facilitar: El pastor principal necesita un segundo al mando que sea capaz de promover y alcanzar los objetivos finales de la iglesia (y del pastor principal).
  • Edificar: El pastor ejecutivo debe ser una fuente confiable de consejo, instrucción y asistencia para el pastor principal.
  • Apoyar: El pastor mayor es acosado por todas partes por la crítica y la obstrucción. El pastor ejecutivo debe ser alguien que pueda ser un amortiguador entre el pastor principal y esos elementos negativos.

Este aspecto puede hacer mucho para dar soporte a un pastor principal en el área que él es más vulnerable al agotamiento y la desesperación. En lugar de sentirse como si estuviera nadando río arriba solo, tiene un compañero y co-trabajador en un pastor ejecutivo, y eso puede marcar la diferencia.

2. Un pastor ejecutivo establece y monitorea metas estratégicas

Las iglesias extraordinarias no simplemente existen: tienen impulso y propósito. Una iglesia necesita tener objetivos a largo plazo y a corto plazo, y necesitan saber cómo cumplirlos. Esto significa que alguien necesita ser empoderado para asumir la responsabilidad de esos objetivos y muchas veces ese alguien no es el pastor principal.

Un pastor ejecutivo debe ser capaz de ayudar a cumplir esas metas (o establecer las metas en sí). Y lo que es más importante, necesita saber cómo realizar un seguimiento de esas metas y ajustar las velas de la iglesia para conseguirlo. Esto significa que el pastor ejecutivo necesita saber qué métricas son importantes para supervisar y cuáles no.

Si una iglesia quiere concentrarse en el crecimiento durante el año, necesita centrarse en las métricas que usará para medir eso. Un pastor ejecutivo debe ser capaz de captar un concepto general como “crecimiento de la iglesia”, y enfocarse a lo que realmente significa eso para la iglesia, y cuáles son las métricas ideales para conseguir que la iglesia llegue a ese punto.

Por ejemplo, esas métricas pueden ser …

  • Aumento del número de visitantes
  • Porcentaje de miembros que están en grupos pequeños
  • Porcentaje de visitantes que se convierten en miembros
  • Total mensual de diezmos y ofrendas.

Y un pastor ejecutivo inteligente desarrollará las estrategias que toda la iglesia seguirá para impulsar esas métricas.

3. Un pastor ejecutivo obtiene el mejor esfuerzo del personal

Una iglesia es tan productiva como son su personal y sus voluntarios. Un pastor ejecutivo debe ser capaz de motivar a la gente a darle a la iglesia lo mejor de sí. Esto requiere más que carisma y un comportamiento súper amigable. Se trata de inspirar a la gente a ver el panorama general y cómo su trabajo afecta la salud de toda la organización.

Bajo un buen pastor ejecutivo, todo el mundo tiene una comprensión clara de lo que se espera de él y cómo está ayudando a la iglesia a alcanzar sus metas finales.

El pastor ejecutivo también está invirtiendo en el crecimiento espiritual del personal. Deben tener un plan de desarrollo para cada miembro del personal para ayudarles a crecer en su madurez. El desarrollo espiritual del voluntario le ayuda de manera personal, pero también es lo mejor para la iglesia como un todo. Al cuidar las necesidades espirituales y profesionales del personal, ¡todo el mundo gana!

4. Un pastor ejecutivo asume la responsabilidad del personal

Con el fin de obtener lo mejor del personal, un pastor ejecutivo necesita ser empoderado para construir un equipo de ensueño. Esto significa que tienen que tener las habilidades para elegir y contratar candidatos ideales, y la sensibilidad y la voluntad de dejar ir a los miembros del personal que no están haciendo bien su función.

Imagínense la iglesia como una máquina. Cada voluntario y miembro del personal es una parte que necesita realizar su trabajo para que la máquina puede cumplir su propósito. Parte del trabajo del pastor ejecutivo es asegurarse de que todas las partes funcionen correctamente y que tenga suficiente aceite para que la fricción no se acumule.

En última instancia, el pastor ejecutivo necesita saber cómo quitar las partes que ya no funcionan (de una manera que no dañe la máquina o la parte). Y necesita ser capaz de reemplazar esa parte con una que se ajuste a la máquina perfectamente.

Esto significa que el pastor ejecutivo tiene que estar involucrado en el proceso de contratar a la gente así como, si es necesario, autorizado a tomar la difícil decisión de dejarlos ir.

5. Un pastor ejecutivo está organizado

La posición de pastor ejecutivo no funciona bien para el tipo de personas distraídas. Tienen que ser capaces de dar prioridad a la embestida de necesidades apremiantes. Al final, esta posición se trata de gestionar todos los detalles de la organización. Para lograrlo, el pastor ejecutivo debe estar a la cabeza de todos los detalles.

Si eso no se le da naturalmente, debe tener un sistema confiable, así como herramientas en su lugar para que los detalles no caigan a través de las grietas y mantener una comunicación eficiente con el personal.

6. Un pastor ejecutivo alinea la iglesia con su misión y visión

Una iglesia debe saber exactamente cuál es su propósito clave y sus metas a largo plazo. Tradicionalmente, estas cosas se explican en las declaraciones de misión y visión de una organización. Crear estos documentos no es fácil. Se necesita una gran cantidad de tiempo de búsqueda de la cultura corporativa y de la construcción de consenso.

Si una iglesia nunca ha creado o implementado declaraciones de misión y visión, un pastor ejecutivo debe saber cómo elaborar una. Esto significa que debe ser capaz de reunir a todos los líderes claves de la iglesia y facilitar el proceso de identificación con los valores más importantes de la organización y con los objetivos de largo alcance.

Pero simplemente tener una declaración de misión y visión en un archivo no es suficiente. Un pastor ejecutivo necesita alinear las actividades diarias de la iglesia de tal manera que esas metas se conviertan en realidad.

7. Un pastor ejecutivo debe ser un ejecutor sin ego

Todos tenemos una imagen mental de un pastor principal que está sentado en un sillón de piel y rodeado de libros. No es así como debemos pensar en los pastores ejecutivos. Un pastor ejecutivo no debe administrar la iglesia desde detrás de un monitor de computadora. Debería trabajar sin descanso junto a su equipo.

Cuando la situación se torna más intensa, la posición de pastor ejecutivo no es una posición basada en la autoridad. No inspira a su equipo emitiendo órdenes de arriba hacia abajo, sino sirviendo desde el centro.

Un pastor ejecutivo necesita tener sus manos en las operaciones diarias y en las vidas del personal. Este tipo de participación práctica estimula la innovación en el equipo y el pensamiento creativo, al tiempo que refuerza los valores de la iglesia en cada miembro de la organización. Él está en el grueso del día a día: escuchar, facilitar, enseñar, y fomentar la moral del equipo.

8. Un pastor ejecutivo puede administrar un presupuesto

De una manera muy palpable, este puesto es sobre la administración de los recursos. Estos recursos incluyen cosas como …

  • Las instalaciones
  • El personal
  • Los voluntarios

Algunos de los recursos más importantes que necesitan una supervisión cuidadosa son los activos financieros de la iglesia. Un pastor ejecutivo necesita saber cómo crear y administrar un presupuesto para que la iglesia pueda estimar los ingresos, planificar los gastos y restringir el gasto; esto asegura que el dinero se use para llevar a la iglesia más cerca de sus metas.

Debido a que los ingresos de una iglesia son tan difíciles de predecir con precisión, el pastor ejecutivo debe prestar mucha atención a los indicadores de desempeño. Su atención es integral para asegurar que la iglesia está en el camino de alcanzar sus metas financieras de forma realista. Revisar regularmente los ingresos financieros de la iglesia versus los planes a alcanzar, y hacer los ajustes necesarios, puede ayudar a evitar que un déficit financiero se convierta en una avalancha.

9. Un pastor ejecutivo puede planear recaudaciones de fondos y proyectos de construcción

Inevitablemente vendrá un tiempo cuando una iglesia en crecimiento necesite recaudar fondos para un proyecto de construcción o alguna otra misión. El pastor ejecutivo necesita entender las mejores maneras de recaudar fondos, o cómo trabajar con organizaciones externas para ayudar a la iglesia a recaudar el capital necesario.

Aunque no necesita participar en todas las actividades específicas de recaudación de fondos, el pastor ejecutivo debe estar íntimamente involucrado en los detalles y resultados de cada paso del proceso. También es importante que mantenga el entusiasmo y el impulso de la iglesia en lo alto ante un proceso inevitablemente arduo.

10. Un pastor ejecutivo orienta y equipa a los líderes

Uno de los secretos para el crecimiento de una iglesia saludable radica en la creación intencional y sistemática de líderes que son capaces de comunicar claramente y ejemplificar los valores de la iglesia. Mientras más líderes tiene una iglesia, más fuerte se vuelve.

La iglesia debe tener un procedimiento explicando el proceso de formación de líderes a través de un sistema que incluye tutoría, educación, empoderamiento y rendición de cuentas. A medida que el pastor ejecutivo crea más líderes, su carga de trabajo disminuye en realidad y es capaz de concentrarse cada vez más en el desarrollo del liderazgo.

Eventualmente, el pastor ejecutivo creará un marco en el cual los líderes producirán más líderes de forma natural.

11. Un pastor ejecutivo crea e implementa sistemas

La mayoría de las iglesias generan un montón de buenas ideas, pero luchan por implementarlas por el tiempo suficiente como para verlas llegar a buen término. Por otro lado, también hay una lucha para encontrar soluciones duraderas a los problemas sistémicos.

Un pastor ejecutivo sabe cómo tomar una idea y crear un marco que le ayudará a convertir esa idea en una realidad a largo plazo. También saben cómo usar esta habilidad para crear soluciones duraderas a los retos organizacionales.

Y lo que es más importante, pueden crear sistemas que la organización abrace. Esto incluye:

  • Obtener apoyo de los jugadores clave con un nuevo sistema
  • Solicitar la ayuda de la persona que estaba a cargo del sistema anterior
  • Tener en cuenta cómo el nuevo sistema afectará a otros procesos
  • Jugar con el nuevo sistema hasta que pueda andar cuenta propia

12. Un pastor ejecutivo puede resolver conflictos

No hay forma de evitarlo; El conflicto va a levantar su fea cabeza en la iglesia. Donde líderes más débiles tratarán de evitarlo todo el tiempo que sea posible, un pastor ejecutivo lo tratará lo más rápido posible.

Él sabe que el conflicto representa una oportunidad para reforzar los valores de la iglesia en medio de una disputa y restablecer la unidad. En el peor de los casos, el conflicto puede ser el catalizador necesario para tratar con elementos incompatibles con la organización.

Debido a que muchos de los conflictos de la iglesia están basados ​​en desacuerdos sobre lo que alguien dijo  y en expectativas mal comunicadas, un pastor ejecutivo sabio modelará la conversación de forma clara y explícita. Defenderán el valor de la comunicación escrita para protegerse contra muchos de los problemas asociados con la ambigüedad.

13. Un pastor ejecutivo soluciona problemas complejos

Cuando usted invierte en un pastor ejecutivo, no sólo está buscando a alguien que simplemente puede facilitar sus metas. Quieres a alguien que pueda hacer frente de manera creativa a los inevitables obstáculos que surgen. Ellos necesitan estar firmes sobre sus pies y llegar a soluciones de las dificultades de la vida real pensando más allá de lo convencional.

La flexibilidad cognitiva es clave. Deben sobresalir en mirar los problemas desde múltiples ángulos y encontrar debilidades y oportunidades únicas. Esto significa que no pueden ser rígidos en la forma en que piensan: su mente es flexible y versátil.

Es fácil para nosotros desarrollar rutinas en nuestra solución de problemas. Al instante asociamos esta situación con problemas similares que hemos experimentado y aplicamos soluciones que han funcionado anteriormente. Un líder flexible de mente va a ser capaz de considerar múltiples escenarios y trazar el mejor curso de acción, incluso cuando puede entrar en conflicto con sus inclinaciones generales.

14. Un pastor ejecutivo sabe como negociar

Los pastores ejecutivos están enfocados en los resultados. Sobreponen el ganar de la organización sobre las victorias personales. Así que cuando se encuentran con algún impedimento, su interés personal no está por encima a la hora de negociar un camino hacia un resultado positivo.

Un buen pastor ejecutivo va a apuntar al ganar / ganar cuando se presente una oportunidad. Un gran pastor ejecutivo va a entender cómo el análisis de decisiones y su conducta se unen para mejorar el proceso de negociación.

Ellos saben que las claves para negociar son …

  • Entender lo que ambas partes quieren
  • Demostrar paciencia
  • Saber cuando parar
  • Buscar un compromiso viable
  • Reforzar el valor de su objetivo

15. Un pastor ejecutivo muestra inteligencia emocional

Cuando se trata del personal de la iglesia y voluntarios, un pastor ejecutivo está en el centro. Necesita tener el dedo en el pulso de los sentimientos no expresados ​​y de las actitudes predominantes en la organización. La inteligencia emocional es la capacidad de intuir lo que la gente está sintiendo y pensando.

El pastor ejecutivo con alta inteligencia emocional no tiene grandes cambios de humor o explosiones de temperamento. Ellos son capaces de construir confianza dentro de una organización al ser accesibles y confiables, y al desarrollar una reputación de tomar decisiones cuidadosas y con buen criterio.

Bajo el liderazgo de pastores ejecutivos con alta inteligencia emocional, el personal y los voluntarios se sienten seguros, escuchados y que se confía en ellos. No les preocupa el chisme o la manipulación. Ellos saben que su trabajo, y más importante aún sus sentimientos sobre su trabajo, importan en la iglesia. Las organizaciones dirigidas por líderes con alto nivel de inteligencia emocional van a ser lugares más agradables y productivos para todos.

Adquirir las habilidades necesarias

Usted puede leer esta lista y pensar, “Si un pastor con estas características incluso existe, ¡está fuera de nuestro presupuesto!” Pero los buenos candidatos no necesitan comenzar con las 15 habilidades. De hecho, con atención y esfuerzo, todas estas habilidades pueden ser adquiridas. Una vez que un pastor ejecutivo comienza a crecer en estas 15 áreas, no hay tope a las formas en que su organización puede crecer.

Cuando una iglesia entrevista a candidatos para contratar o promover a un pastor ejecutivo, pueden ordenar los atributos de acuerdo a sus prioridades internas y luego crear preguntas que revelen la fortaleza de los candidatos en estas 15 áreas. Cuando realiza un seguimiento de las respuestas obtenidas, puede marcar si los candidatos demostraron una habilidad en un área o no, o si parecen entrenables en esa área. Esto ayudará a identificar al candidato ideal.

UN LIDER ORIENTADO A LA SOLUCION

By | Liderazgo | 2 Comments

La mayoría de las personas pueden ver los problemas. Para eso no se requiere una habilidad o talento especial. Como Alfred A. Montapert señaló: «La mayoría ve los obstáculos; pocos ven los objetivos; la historia registra los éxitos de los últimos mientras que el olvido es la recompensa de los primeros». Quien piense en términos de soluciones en lugar de problemas solamente puede ser alguien que marque la diferencia. Un equipo lleno de personas con esa mentalidad puede hacer muchas cosas. Su tipo de personalidad, educación e historia personal pueden afectar su orientación a encontrarle solución a los problemas. Todas las personas orientadas a las soluciones reconocen estas verdades … piense en ellas: 1. Los problemas son asunto de perspectiva No importa lo que puedan decir, sus problemas no son su problema. Si cree que algo es un problema, entonces lo es. Sin embargo, si cree que esa situación es simplemente un revés temporal, un obstáculo pasajero o una solución en proceso, entonces no tiene ningún problema (porque usted no lo ha creado). Los obstáculos, reveses y fracasos son simplemente parte de la vida. No puede evitarlos. Pero eso no significa que tiene que permitir que se transformen en problemas. Lo mejor que puede hacer es enfrentarlos con una mente orientada a la solución. Es sólo cuestión de actitud. 2. Todos los problemas tienen solución Algunas de las personas que más se han destacado solucionando problemas han sido inventores. Charles Kettering, explicó: «Cuando era director de investigación de General Motors y quería que un problema se resolviera, ponía una mesa fuera del cuarto de reunión con un letrero que decía: “Deposite aquí su regla de cálculo”. Si no lo hacía, alguien intentaría sacar su regla de cálculo. Entonces se pondría de pie y diría: “Jefe, eso no puede hacerse”». La fórmula de Kettering abrió el camino para una carrera que incluyó la creación de más de 140 patentes, la fundación de Delco y un lugar en el Salón de la Fama de los Inventores. Él creía que todos los problemas podían solucionarse y ayudó a cultivar esa actitud en otros. Y si quiere ser una persona orientada a encontrar soluciones, tiene que estar también dispuesto a cultivar esta actitud. 3. Los problemas pueden hacer dos cosas: lo detienen o lo retan Orison Swett Marden, fundador de la revista Success [Éxito], dijo que «los obstáculos se verán grandes o pequeños según usted sea grande o pequeño». Los problemas lo hacen sufrir o lo ayudan. Depende cómo los enfrente, le impedirán seguir adelante o lo harán esforzarse de tal manera que no sólo podrá vencerlos sino que en el proceso llegará a ser una persona mejor. Usted decide. Los obstáculos se verán grandes o pequeños según usted sea grande o pequeño. —Orison Swett Marden

ALGO PARA PENSAR ¿Cómo mira a la vida? ¿Ve una solución en cada desafío o un problema en cada circunstancia? ¿Vienen a usted sus compañeros de equipo porque tiene ideas de cómo vencer los obstáculos, o evitan hablarle de sus dificultades porque usted hace las cosas más difíciles? Lo que usted es determina lo que ve. Cuando tiene que enfrentarse a los problemas, sólo tiene cuatro alternativas: escapa de ellos, pelea con ellos, se olvida de ellos o los enfrenta. ¿Qué es lo que usualmente hace?

ALGO PARA HACER Para transformarse en un miembro del equipo más orientado a la solución de problemas … • Niéguese a rendirse. En el mismo momento en que esa persona quiere decir: «Me rindo», otra que enfrenta la misma situación estará diciendo: «¡Qué granoportunidad!» Piense en una situación imposible que tengan usted y sus compañeros de equipo. Decida no darse por vencido hasta que dé con la solución. Reenfoque su pensamiento. No hay problema que pueda resistir el asalto de un pensamiento sostenido. Dedique tiempo para trabajar con el problema compañeros clave. Asegúrese de dedicar el mejor tiempo del día, no cuando esté cansado o distraído. Revise su estrategia. Albert Einstein, ganador del Premio Nobel de Física, dijo: «Los problemas cruciales que enfrentamos no los podemos resolver al mismo nivel de pensamiento que teníamos cuando los creamos». Salga del encierro de su pensamiento típico. Rompa algunas reglas. Reflexione sobre algunas ideas absurdas. Redefina el problema. Haga lo que sea necesario para generar ideas frescas y aborde el problema. Repita el proceso. Si al principio no tiene éxito en resolver el problema, no se desespere. Si lo resuelve, entonces repita el proceso con otro problema. Recuerde, su meta es cultivar una actitud orientada a encontrar soluciones que pueda poner a trabajar todo el tiempo. No hay problema que pueda resistir el asalto de un pensamiento sostenido.

ALGO PARA EL CAMINO En 1939 las tropas soviéticas entraron y anexaron los estados del Báltico, incluyendo a Latvia. El vicecónsul estadounidense en Latvia, capital de Riga, vio lo que estaba pasando y le preocupaba que los soldados soviéticos saquearan la sede de la Cruz Roja Americana. Se comunicó con el Departamento de Estado para pedir autorización para izar la bandera de los Estados Unidos más alta que la bandera de la Cruz Roja para proteger las provisiones que allí había, pero la respuesta de sus superiores fue: «No existe precedente para actuar de esa manera». El vicecónsul izó la bandera. Luego mandó un mensaje al Departamento de Estado en el que decía: «En esta fecha, he establecido un precedente». Por lo general, las soluciones están en el ojo del observador.

John C. Maxwell

VALORAR A OTROS

By | Liderazgo | One Comment

Los miembros de un equipo siempre aprecian y admiran a alguien que es capaz de ayudarles a alcanzar otro nivel, alguien que los haga sentirse importantes y los capacite para alcanzar el éxito. Estas personas son como Bill Russell, ex jugador de los Celtics de Boston, quien tiene un lugar en el Salón de la Fama de la NBA y dijo: «La forma más segura para saber lo bien que he jugado es ver cuánto he hecho para que mis compañeros hayan jugado bien».
Los jugadores que añaden valor a sus compañeros tienen varias características en común:
Valoran a sus compañeros de equipo
El empresario Charles Schwab dijo: «Todavía no he encontrado a un hombre que, sin importar su posición, no haya hecho un mejor trabajo y hecho un mayor esfuerzo bajo un espíritu de aprobación que bajo un espíritu de crítica». Los miembros de su equipo pueden decir si usted cree en ellos o no. El rendimiento de las personas usualmente refleja las expectativas de aquellos a quienes respetan.
Realzan los valores que son importantes para sus compañeros
Los jugadores que valoran a otros hacen más que apreciar a sus compañeros de equipo; entienden lo que es importante para ellos. Escuchan para descubrir de qué hablan y en qué gastan su dinero. Este tipo de conocimiento, junto con el deseo de relacionarse con sus compañeros, crea una fuerte conexión entre todos. Y hace posible la próxima característica de los jugadores que añaden valor a sus compañeros.
Añaden valor a sus compañeros
Agregar méritos es realmente la esencia de realzar a otros. Es encontrar formas de ayudarles a mejorar sus habilidades y actitudes. Alguien que realza los méritos de otros busca los dones, talentos y la singularidad de los demás y luego les ayuda a aumentar sus habilidades para beneficio personal y el de todo el equipo. Una persona que añade valor a los demás es capaz de llevarlos a un más alto nivel.
Hacen de sí mismos personas más valiosas
Las personas que valoran a los demás se hacen ellos mismos mejores no sólo porque con esa actitud se benefician personalmente sino también porque ayudan a los demás a ayudar a otros. Nadie puede dar lo que no tiene. Por ejemplo, en básquetbol, un gran jugador como Karl Malone recibe la ayuda del campeón en asistencia el extraordinario John Stockton. Si usted quiere aumentar la capacidad de un compañero de equipo, hágase usted mismo mejor.

ALGO PARA PENSAR
¿Cómo lo ven sus compañeros de equipo? ¿Reconoce los méritos de los demás? ¿Los hace mejor de lo que pueden ser sólo con su inspiración y contribución? ¿Conoce realmente el valor de los miembros de su equipo? ¿Aprovecha esas características añadiéndoles valor en esas áreas?
Convertirse en una persona que añade valor a los demás no es siempre fácil. Se necesita seguridad personal para reconocer los valores de los demás. Si en lo profundo de su ser cree que ayudar a otros de alguna manera le va a afectar negativamente a usted o menoscabará sus posibilidades de éxito, entonces hacerlo le va a resultar hasta doloroso. Pero, como dijo Henry Ward Beecher: «Nadie está más equivocado que el egoísta». Cuando un miembro de un equipo reconoce con generosidad los méritos de sus compañeros, añade valor a los suyos.
ALGO PARA HACER
Si quiere ser un miembro del equipo que añade valor a sus compañeros, entonces haga lo siguiente:
• Crea en otros antes que ellos crean en usted. Si quiere ayudar a alguien a que sea mejor, entonces tiene que dar usted el primer paso. No al revés, es decir, dejar que los demás tomen la iniciativa. Pregúntese: ¿Qué tiene esta persona que sea especial, único y admirable? Luego comparta sus observaciones con esa persona y con otros. Si cree en los demás y les atribuye una buena reputación, les ayudará a ser mejores de lo que creen que son.
• Sirva a los demás antes que a usted. Uno de los servicios más beneficiosos que puede realizar para ayudar a los demás es que logren alcanzar todo su potencial. En su familia, ayude a su cónyuge. Libere tiempo y recursos para tener experiencias enriquecedoras. En el campo de juego, busque la manera de pasar la pelota a sus compañeros de equipo. En los negocios, ayude a sus colegas a brillar. Y cada vez que le sea posible, dé créditos a los demás por los triunfos del equipo.
• Añada valor a los demás antes que estos le añadan valor a usted. Una verdad básica de la vida es que la gente siempre busca la compañía de quienes los valoran y se alejan de quienes los desvalorizan. Usted puede añadir valor a otros destacando sus puntos fuertes y ayudándoles a concentrarse en mejorar. Pero recuerde esto: aliente y motive a otros fuera de su zona de comodidad pero nunca fuera de su zona de capacidad. Si trata de forzar a alguien para que trabaje en áreas en las que no tiene talento, sólo lo va a frustrar.

Tomado del Libro Las 17 cualidades esenciales de un jugador de equipo del Dr. John C. Maxwell

COMIENCE AHORA

By | Liderazgo | 2 Comments

A principios de los años 70, tuve la oportunidad de escuchar un discurso del señor W. Clement Stone, coautor de uno de los libros de motivación de mayor ventas en todos los tiempos, “El Éxito a través de la Actitud Mental Positiva.” A la edad de 6 años, Stone vendía periódicos en las calles de Chicago para ayudar a su madre viuda con el pago del alquiler. Cuando tenía 13 años, ya tenía su propio kiosco de periódicos. Después, con $100 ahorrados con mucho esfuerzo, fundó lo que se convertiría en un imperio de seguros multimillonario en dólares. Su propia historia – de pobre a rico – lo convenció de que, con una actitud mental positiva, cualquiera podía convertirse en exitoso. La fórmula que él compartió con nosotros ese día no daba cabida a la demora: “Cuando usted despierte en la mañana, comience con una frase, “hágalo ahora, hágalo ahora, hágalo ahora, hágalo ahora,” dijo, añadiendo que deberíamos repetir esas dos palabras 50 veces en la mañana y 50 veces antes de ir a la cama.

El mensaje que él quiso dejar en nuestras mentes era sencillo: Si usted quiere ser exitoso, no lo deje para mañana. Hágalo ahora mismo. Stone, quien murió en 2002 a la edad de 100 años, fue un excelente ejemplo del poder de comenzar. Él no permitió que obstáculos significantes lo disuadieran de convertirse en exitoso porque él entendió que el viaje de las mil millas realmente comienza con un paso. Yo no sé lo que usted necesita para comenzar. Puede que sea un programa MBA (Master in Business Administration). Un curso para aprender otro idioma. Un programa de liderazgo. Un régimen de ejercicios. Una nueva manera de dirigir las reuniones. Actualizar sus procesos de contratación. La búsqueda de un nuevo empleo. No importa lo que sea. Solamente comience ahora.

Si usted todavía está dudando, permítame darle tres razones más del por qué usted debe comenzar ahora:

Comience ahora porque hoy es importante:

La frase – hoy es importante – no es solamente el título de mi libro. Representa una profunda convicción que tengo yo para tomar prestado una línea de Benjamín Franklin, “Un hoy vale dos mañanas.” Esto es lo que yo creo. La mayoría de las personas – incluyendo muchos líderes – sobre exageran el ayer, sobre estiman el mañana y subestiman el hoy. El hecho es que los “buenos viejos tiempos” nunca fueron tan buenos como nosotros los recordamos, y el mañana a menudo no es tan productivo como nosotros pensamos que será. Hoy es el día que importa, el día con el potencial más grande para el logro.

Comience ahora porque así remueve la barrera más grande de su éxito:

¿Sabe usted cuál es esa barrera? Es de lo que W. Clement Stone nos advirtió: Demorar. Cualquiera que presume acerca de lo que va a hacer mañana probablemente hizo lo mismo ayer. Mi amigo Dick Biggs hizo un impactante y profundo comentario, un día mientras almorzábamos juntos: “John,” dijo, “permíteme decirte cuál es la brecha más grande. La brecha más grande está entre saber y hacer.” Eso es tan cierto.

Comience ahora porque es la puerta abierta para la oportunidad:

El trabajo que nunca comenzó es el que se lleva más tiempo en terminar. Déjeme decirle algo, usted no puede ganar si usted no comienza. Usted debe pasar por la puerta de la oportunidad cuando ésta se abre para usted, porque usted no sabe cuánto tiempo va a permanecer abierta o si se volverá a abrir. Me gusta esta declaración de Karen Lamb: “Dentro de un año usted pudiera desear el haber comenzado hoy.” Ésas son palabras fuertes de advertencia, especialmente para las personas que están renuentes a comenzar porque están cómodas con su condición, le temen al fracaso o no quieren iniciar el esfuerzo. Esto resalta un problema que sobresale en el mercado del siglo XXI: Nosotros queremos el reconocimiento del éxito sin antes pagar su precio. Desafortunadamente, como lo señaló Seth Godin, autor de Purple Cow y Permission Marketing, en el ejemplar de “Fast Company” en mayo del 2003: “usted no puede tener uno sin el otro.” “Usted no gana una medalla de oro Olímpica con unas pocas semanas de entrenamiento intensivo,” escribió Godin. “Las cosas no se dan de la noche a la mañana. Todas las grandes compañías, todas las grandes marcas, todas las grandes carreras han sido construidas exactamente de la misma manera: poco a poco, paso a paso.”

En otras palabras, no existe una solución mágica para el éxito. Pero si hay un primer paso, y ese primer paso es comenzar. No mañana, sino hoy. No la próxima semana, sino ahora. Anne Frank dijo: “Que maravilloso es que no necesitemos esperar un solo minuto para comenzar a mejorarnos a nosotros mismos y nuestro mundo.”

Comience a mejorarse hoy, y el resto será historia

Tomado del Libro 40 artículos del Dr. John C. Maxwell